kasia-sikorska-1ZYKRmTb2BE-unsplash

Cada detalle que muestras al exterior, habla por ti.

 

Y aunque puede asustar, realmente definir bien tu identidad de marca tiene muchas ventajas que podemos aprovechar para transmitir lo que queremos y conseguir así nuestros objetivos. Porque si tú no la defines, otros lo harán por ti. 

 

Lo que tienes que saber antes de desvelarte las ventajas


La elección del universo visual y verbal no sólo es importante, sino que te otorgará una personalidad propia que será percibida cuando interactúes con tu comunidad en redes sociales, tus potenciales clientes, y por qué no, los que finalmente adquirirán tu producto y/o servicio.

Si no incluyes la creación de la identidad entre tus prioridades cuando empiezas a construir tu negocio o marca personal, estarás perdiendo un tiempo valioso frente a tu competencia que más adelante tendrás que recuperar y además…

Esto hará que tus clientes se vayan formando una imagen aleatoria que tan solo depende de su experiencia con tus productos o servicios y lo que cuentan los demás. Si decides crear la identidad más adelante, hay que tener en cuenta que ésta ya estará influenciada por toda la información que existe en internet y las redes sociales.

Y es que una vez que la lanzas al mundo, pierdes parte de control sobre la imagen que se te va atribuyendo.

Sabiendo todo esto ¿dejarías que dependa del azar?

Las 4 ventajas que tiene trabajar el branding en tu empresa

 

1. QUE TE RECONOZCAN

Cuando te digo rojo y refresco, inmediatamente sabes de qué estoy hablando. Precisamente eso es lo que queremos conseguir con una identidad de marca bien definida, que el conjunto de los elementos visuales que rodean a tu marca hablen por si solos. Aunque desgraciadamente, nunca serás CocaCola, ni tienes un presupuesto millonario para invertir en marketing. Precisamente por eso, es importante trabajar la identidad desde el principio y a base de repetición, conseguir que nos reconozcan.

2. TRANSMITIR COHERENCIA

Trabajar de antemano en estos aspectos que de primeras pueden parecer inútiles y que todos repiten que tienes que prestar atención, hará que tus clientes se sientan más seguros a la hora de contratar o comprar.

3. TE AHORRA TIEMPO

Si ya tienes la personalidad, el tono de voz, los colores, la tipografía y demás elementos definidos, será mucho más sencillo diseñar cualquier elemento para tu negocio, ya sean soportes para comunicar en rede sociales o tu página web. Consiguiendo así que esté en línea con todo lo que ya ofreces a tus clientes y no algo aislado que no tiene nada que ver con tu empresa.

4. TE DIFERENCIA DE LA COMPETENCIA

Tanto tu propia personalidad, si tienes una marca personal, como la identidad de tu negocio, harán que seas único. No tengas miedo a potencia la visibilidad de aquello que te hace especial. 

¿Te imaginabas todos estos beneficios?


Ahora, ya no me imagino la creación de una marca personal o un negocio digital o físico sin antes plantear todas estas cuestiones. ¿Y sabes qué? Tan sólo leyendo este post, has dado tu primer paso. El más importante.

error: Contenido protegido

Forma parte de mi comunidad y recibe contenido exclusivo en tu buzón.