kasia-sikorska-UMtUTbxLmL0-unsplash

Por qué es importante saber distinguirlo.

 

Antes de empezar a crear el entorno visual de mi propio proyecto (el logo, los colores, las tipografías, etc.) me hubiera gustado saber cuál es la diferencia entre identidad e imagen corporativa. Porque conocer la forma de aplicarlo de forma global y sintetizada, sin tener que buscar en miles de páginas web y libros, me hubiera evitado perder el tiempo y dar vueltas sin saber bien qué necesitaba.

Es importante saber a qué se refieren cada una para evitar cometer errores desde el principio. Lo primero que nos viene a la mente es el logo, pero lo cierto es que la forma de expresarse tanto de una empresa como de una marca personal, se compone de algo más que eso.

Sigue leyendo si te encuentras en una situación parecida.

 

¿Cómo distinguir la identidad y la imagen corporativa?

 

La identidad de empresa es es el conjunto de elementos visuales y verbales creados para que una empresa sea identificada cuando se relaciona con los clientes. También se incluyen aquí sus valores, la misión y los objetivos de una marca o negocio.

 

La imagen de empresa es aquello que tus clientes perciben cuando finalmente ven esos elementos en tu página web, tus redes sociales, tus servicios, tus presupuestos, la carta de tu restaurante. En definitiva, en cualquier movimiento de tu empresa. 

Diseño de tarjetas de visita corporativas cantabria

¿Cómo se crea la identidad y la imagen corporativa?

 

La identidad de una empresa se crea y se puede trabajar para transmitir lo que deseas a través de las fotos, los colores, la personalidad y el tono de voz cuando te comunicas con tu entorno. Si te explicas bien, transmitirás lo que te has propuesto en tus objetivos, atraerás a un público que se identificará con tu marca, te reconocerán más rápido y crearás valor intangible.

La imagen es externa y en parte, se crea en la mente de la persona que la observa. Depende pues, de la interpretación de la identidad que hemos creado, influenciada por la cultura, las creencias y la forma de percibir el mundo.

 

Pero hay una buena noticia, y es que la imagen que proyectamos hacia el exterior, es en gran parte una consecuencia de la identidad que hemos ido construyendo de nuestra empresa o marca personal. La una, depende de la otra. 

 

¿Sobre cuál tenemos más control?

 

A estas alturas, ya habrás comprendido cuál es la diferencia entre la identidad y la imagen corporativa y sabrás que sobre la primera, tenemos todo el control. Porque somos nosotros, o una empresa especializada en la creación de identidades visuales, quienes la creamos de cero con intencionalidad.

Un ejemplo. Ves fotos de unos amigos que han ido a comer a un restaurante. Te llama la atención la comida que sale en las fotos y el local te parece bonito. Lo buscas en Instagram, ves unas fotos luminosas, donde cuenta que es ideal para comidas al en su terraza al aire libre, en un entorno

 tranquilo. Entras en su web para ver el menú. Ves el mismo logo, los mismos colores en tonos claros azules, blancos y beige y las fotos siguen la misma línea de tonalidad. Parece que todo encaja. Empiezas a seguirlo. Y consideras la idea de probarlo un día. 

¿Qué ocurre en nuestra mente cuando tenemos contacto con una empresa?

 

La imagen que la marca ha creado a través de la identidad y que has percibido a la perfección, te ha hablado por sí sola. Te ha transmitido coherencia. Objetivo conseguido, porque está transmitiendo la experiencia que te va a ofrecer incluso antes de reservar.

Por tanto, si has reflejado bien con tu identidad todo aquello que querías que el cliente perciba al ver tu marca, habrás conseguido crear una imagen uniforme que transmite confianza. Y es que tu cliente, tiene el superpoder de oler la incoherencia. 

Ahora que ya sabes la diferencia entre identidad e imagen de empresa, lee el siguiente post para conocer los 4 pasos que hay que seguir para construirla.

SIGUE LEYENDO

error: Contenido protegido

Forma parte de mi comunidad y recibe contenido exclusivo en tu buzón.